martes, 12 de septiembre de 2017

Faena clandestina

Con el invalorable apoyo de los reclutas de Sabana Grande, el Gobierno Bolivariano de Venezuela logró desarticular una red de contrabando contrarrevolucionario.
Desde su apartamento en el séptimo piso de una avenida céntrica, Agapito Mas, 48, suministraba carne sin la debida habilitación.
El antisocial fue identificado por su vecina contigua, que sospechó al verlo bien alimentado y enérgico.
La Brigada Higiénica incautó cuatro tramperos, una bolsa llena de residuos de origen farináceo, y varios quilogramos de latas de conserva que el delincuente obtuvo con la venta de carne, primariamente de paloma.
El delincuente construyó 4 (cuatro) armazones tipo andamio, con los que lograba nivelar sus tramperos con la baranda de su balcón, y así engañar a las incautas aves. 3 (tres) de los tramperos parecían antiguos, y exhibían herrumbre en sus alambres. El cuarto era de fabricación casera, claramente reciente. Esto último refuerza la creencia de que el negocio prosperaba.
La Brigada Higiénica colabora con el Destacamento Policial Revolucionario de Sabana Grande para identificar a los compradores que se beneficiaron de este organizado esquema subversivo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario